Las ranas de A Palloza o el misterio de la Fábrica de Tabaco

|

no hay noticias sobre la posible existencia de una colonia de ranas en A Palloza, pero tampoco las había en Alfonso Molina y la Marea, nasía pa’ganá, estaba empeñada en crear bajo la avenida un laberinto de caminos subterráneos –una especie de Cañada Real en versión renacuajo– para que pudiesen cruzar de un lado a otro sin ser atropelladas. Pero tal vez las cigarreras, que trabajaron allí tantos años, dieron vida a unos batracios fumadores de Farias de A Coruña que se ocultan en la Fábrica de Tabacos porque son incapaces de superar la privación de la nicotina a la que fueron condenados y a los mareantes están dispuestos a montar un estanco de tapadillo para que superen el mono. Solo así se puede explicar el retraso del Ayuntamiento en diseñar el plan para las oficinas de su titularidad en el nuevo edificio judicial. Hace casi cinco meses que se inauguró y todavía es un misterio lo que hará el Gobierno municipal, claro que idear el proyecto es competencia de Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–... acabáramos. FOTO: xiao varela, in concert | aec

Las ranas de A Palloza o el misterio de la Fábrica de Tabaco