Muchos focos de contagio a tener en cuenta

|

La hostelería es la gran perjudicada del aumento de los positivos por coronavirus en A Coruña y su comarca. El ocio nocturno –en todo el país– está en el punto de mira desde el inicio de la nueva normalidad y que la actividad en la ciudad herculina haya sido ejemplar por parte de prácticamente todos los locales no les ha librado de las restricciones. Tampoco a los bares y restaurantes, que de nuevo tienen que inutilizar la barra y reducir a la mitad las mesas. Y en el sector creen que la Administración autonómica se equivoca al buscar aquí los puntos de contagio. Y puede que tenga razón, o al menos, que las autoridades deban poner también el foco en otros puntos. El brote del gimnasio de Meicende nos da una pista. Las infecciones entre familiares que se reúnen en casa de unos y otros, también. Y las pandillas, tanto de chavales como de papis que dejan a los niños jugando juntos todo el día, compartiendo espacio en las playas son para echarse a temblar. Hacen falta medidas en muchos puntos. Quizá demasiados. FOTO: una camarera desinfecta una silla en una terraza coruñesa | aec

Muchos focos de contagio a tener en cuenta