Demasiadas sombras

|

buena la ha montado Javier Tebas. Él, que está acostumbrado a hacer y deshacer como le viene en gana, actuó con una ligereza pasmosa en el caso del Fuenlabrada y, ahora, todo le ha estallado en las narices. Y el problema es que parece que todavía cree que se puede ir de rositas. Sin explicar todas las sombras que aún hay en esta rocambolesca historia en la que se tomaron decisiones arbitrarias e injustas con un ánimo que también habrá que aclarar. Falta, por ejemplo, que explique por qué se tomó la decisión de adelantar el vuelo del Fuenlabrada horas antes de que se decidiera suspender el partido. Este hecho demuestra que antes de que los implicados supieran cuál iba a ser el desenlace, en LaLiga ya se había tomado una decisión. Del mismo modo, tendrá que explicar cómo es posible que haya más de veinte infectados en un equipo del que dice que cumplió los protocolos. Él mismo había asegurado que en solo cinco casos se demostraría que no se aplicó el protocolo. Y, lo que está claro, es que una entidad que funciona como una pandilla de amiguetes no puede regir un negocio millonario y, por supuesto, tomando decisiones que se saltan los protocolos sanitarios del país. Es posible que el Depor baje a Segunda B, pero también es verdad que es probable que alguien acabe sentado en el banquillo para dar cuenta de tanto sinrazón. FOTO: javier tebas | aec

Demasiadas sombras