Mala señal: la sintonía existe pero nadie sabe si es buena o mala

|

EL exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares, hombre que se rodea de compañías poco recomendables, según testimonio del coruñés que gobierna en Santiago, Martiño “2.0” Noriega, no acudió al cumio que las mareas municipales celebraron en Ourense. Humilde él, reconoció que carecía del don de la ubicuidad y que no podía estar en todas partes –no es exageración, así lo dijo–. Otra versión sobre su inasistencia es la que señala que los alcaldes trivagos le pusieron la cruz y se negaron a mandarle una invitación para que se sumase a la festa rachada de la xente do común. Sea verdad una u otra versión, el voceiro de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, defendió su “sintonía” con los alcaldes mareantes. Eso sí, no dijo si la sintonía es buena o mala. Listo que es. FOTO: villares y ferreiro, cuando aún sonreían juntos | aec

Mala señal: la sintonía existe pero nadie sabe si es buena o mala