Pobre Pablo Iglesias, que no tiene amigos en el Gobierno bipartito

|

siguiendo esta estrategia tan poco elegante –no se le pueden pedir peras al olmo– de airear los trapos sucios del Gobierno para intentar presionar a los socialistas y, de paso, para arañar unos votos, Pablo Iglesias elige un programa de televisión para ir a contar sus penas políticas. La entrevista se emite mañana, pero el adelanto promete. Dice el vicepresidente que no se fía de nadie dentro del Ejecutivo. “Yo sé quién es mi socio de Gobierno”, comenta, parece que movido por el resquemor de saber que Ciudadanos siempre fue “la primera opción del Partido Socialista” para gobernar. Al menos las cosas están equilibradas: en el PSOE tampoco se fía nadie de él. 

Pobre Pablo Iglesias, que no tiene amigos en el Gobierno bipartito