Una negociación bastante nefasta

|

Johnson presume de ser un gran negociador. Ha cerrado el brexit como quería. Recupera todas sus competencias y, además, mantiene una posición preferencial ante la Unión Europea. No puede decir lo mismo Arancha González Laya, nuestra ministra de Exteriores, que tardó cero coma en firmar un acuerdo para que el brexit no afectara a Gibraltar. Mientras, los marineros gallegos están desesperados ante la pérdida de cuotas y caladeros. ¿No podría González Laya haber pedido alguna prestación, como por ejemplo en pesca, por mantener el estatus de Gibraltar? Nunca lo sabremos. FOTO: González laya | aec

Una negociación bastante nefasta