Un dopado que no se había escapado

|

LA Policía Local de Vigo está desbordada con los problemas del tráfico. Si el domingo detuvo a una conductor que recorrió marcha atrás tras kilómetros por el centro de la ciudad, ahora le ha tocado vérselas con un ciclista que se estrelló contra un coche. El hombre tenía el rostro descompuesto, pero los agentes no achacaron esa circunstancia al golpe, sino a que iba puesto. Y efectivamente dio positivo por cocaína y opiáceos. Porque el Tour anda por los Alpes, que sino habría que pensar que se trataba de un escapado o incluso de un rezagado, porque no gustan las drogas ni nada en el pelotón profesional. FOTO: dos ciclistas, tras una caída | efe

Un dopado que no se había escapado