Andorra, un gran establo de caballos

|

cuando uno está delante del juez puede contar todas las mentiras que se le ocurran. Incluso la ley lo autoriza. Si el embuste contiene la palabra Andorra, el magistrado ya sabe que están tratando de colársela, pero no puede hacer nada, tiene que esperar a que acabe el relato. Así le ocurrió al que tomó declaración a la mujer y los dos hijos del expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa. Aseguraron que los tres millones que guardaban en Andorra procedían de la venta de unos caballos, por temor a que la crisis desbocase provocando un corralito. Al juez le costó ultracongelar el gesto para no reírse. FOTO: manuel fernández de sousa | aep

Andorra, un gran establo de caballos