La excentricidad del secesionismo catalán

|

La excentricidad de Torra, en particular, y el secesionismo catalán, no tiene límite. Lo suyo es ser diferentes en todo (eso sí, sin caer en la estupidez de lo del RH negativo de Arzalluz) o, por lo menos, dar a entender que lo son. Por eso, el presidente de la Generalitat ha solicitado al Gobierno que Barcelona pase a la fase 0,5 de la desescalada. Esto significa, que no llegue a la 1, pero que puedan ir haciendo ya algunas cosas de las que se realizan en las comunidades en las que la expansión del virus está más controlada. Resulta casi irónico que el hombre que acusó a España de matar a los catalanes porque no le dejaban encerrar en sus casas a todos los habitantes de la comunidad pretenda ahora obviar el riesgo de contagio para ganar adeptos aligerando el confinamiento. Y si no se lo conceden tendremos que oír eso de “España nos confina” o cualquier estupidez por el estilo. FOTO: Torra, protegiéndose del coronovirus | aec 

La excentricidad del secesionismo catalán