Volvemos al turismo patrio de finales de los años ochenta

|

salvando las distancias obvias, el verano de 2020 podría ser cualquiera de finales de los años ochenta en lo que a turismo se refiere. Con los extranjeros al otro lado de la frontera, los que se han movido por el país son los españoles, con el coche cargado de maletas y hacia los destinos de siempre: Andalucía, Valencia, Galicia, Asturias y las zonas rurales. Ya no se hospedan en la casa del pueblo de la familia, eso sí, sino en casas rurales, que están siendo las más beneficiadas de esta especie de regreso al turismo patrio de toda la vida. Aire libre, privacidad y menos masificación que en otro tipo de establecimientos vacacionales. Y la posibilidad de volver rápido al hogar en caso de confinamiento. Una condición que ha pesado más que la previsión meteorológica. FOTO: una familia de turistas pasea por valencia | efe

Volvemos al turismo patrio de finales de los años ochenta