Los locales sin gente no triunfan

|

Aunque se supone que uno sale de fiesta con sus amigos para estar con ellos, hacerlo en un local semivacío no tiene la misma gracia. Eso es lo que piensa un buen número de jóvenes madrileños para los que la primera noche de reapertura de pubs y discotecas fue una decepción. Decían algunos de los que probaron suerte con la nueva normalidad nocturna que no estaban dispuestos a pagar una entrada de doce euros para estar en un sitio en el que no hay gente. Se ve que lo divertido es tener que abrirse paso a codazos para llegar a la barra. FOTO: sillas en la pista de baile de una discoteca | efe

Los locales sin gente no triunfan