Un poco de previsión para que todos puedan ganar

|

hay algunos festivales veraniegos que, debido a la calidad que año tras año acumulan sus carteles, se pueden permitir el lujo de poner a la venta las entradas sin anunciar ni una de las bandas que acudirán al evento. Esto es lo que sucede, por ejemplo, con el Resurrection Fest. En apenas cuatro o cinco años, el nivel de los grupos que suelen acudir a Viveiro es tal que heavys de todo el mundo sacan su entrada según salen a la venta para ahorrarse algún dinerillo y antes de conocer los carteles completos. Sin embargo, esto no sucede con el Noroeste coruñés, por mucho que a Xulio Ferreiro y a los suyos les duela. No es lo mismo Iron Maiden que Nathy Peluso a la hora de congregar fans, aunque hay que reconocer que ambos los tienen. Por ello, los hosteleros piden al Ayuntamiento que adelante todo lo que pueda los carteles. Así, podría venir más gente a la ciudad y, además, ante determinados eventos con gran tirón, como el concierto de Raphael, algunos podrían apostar por ampliar su plantilla para atender a la avalancha de clientes, lo que, al final, beneficia a todos. FOTO: Raphael metió a 29.000 personas en María pita | aec

Un poco de previsión para que todos puedan ganar