Donald Trump por fin se cae del guindo y asume su derrota

|

Trump encaja perfectamente en el prototipo de matón de poca monta. Solo hizo falta que se comenzara a hablar con cierta insistencia de su procesamiento por sus mensajes previos a la toma del Capitolio y, asunto arreglado. De repente el todavía presidente denuncia el ataque, reconoce la derrota electoral (sin hablar de fraude) y hasta garantiza una transición ordenada y sin problemas (ya veremos). La verdad es que hace falta ser tonto para tirar por la borda toda una legislatura a doce días de tener que dejar el poder. Donald Trump se ha garantizado, con su comportamiento, pasar a la historia como uno de los peores presidentes de la historia de Estados Unidos, algo que, dado su ego, tampoco debe gustarle demasiado. FOTO: Donald trump | aec

Donald Trump por fin se cae del guindo y asume su derrota