Donald Trump recurre a la estrategia de la división social

En su línea desafiante e incendiaria, sin distancia social alguna y sin el uso obligatorio de mascarillas, Donald Trump decidió conmemorar el 4 de julio ante 7.500 personas advirtiendo de la presencia de una “extrema izquierda” q
|

En su línea desafiante e incendiaria, sin distancia social alguna y sin el uso obligatorio de mascarillas, Donald Trump decidió conmemorar el 4 de julio ante 7.500 personas advirtiendo de la presencia de una “extrema izquierda” que está instaurando un “nuevo fascismo” para acabar con sus valores. Habla de una “revolución cultural” de los liberales y se aferra al filón de la división de la sociedad americana para tratar de evitar la sangría de votos que se cree que sufrirá en las próximas elecciones. Es la estrategia que le queda, la de erigirse en defensor de la historia y las tradiciones de los estadounidenses de bien y cruzar los dedos para que eso pese más que los miles de fallecidos por la crisis del coronavirus que todavía se niega a gestionar. FOTO: trump, dando espectáculo | efe

Donald Trump recurre a la estrategia de la división social