El Gobierno estudia las vías para rescatar a la banca e inyectar más dinero al sector

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos efe
|

 El Gobierno se encuentra en este momento estudiando diferentes medidas para ampliar el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y afrontar el rescate de las entidades intervenidas por el Estado, pero rechaza la creación de un “banco malo” que aglutine activos inmobiliarios.

Según publicó eleconomista.es, España aún no está negociando formalmente con la Comisión Europea un plan para incrementar los recursos del FGD ante su escasa dotación actual. La semana pasada, el Gobierno y la UE desmintieron que España fuese a recurrir al fondo de rescate para recapitalizar a la banca.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy se ha marcado como objetivo culminar la reestructuración financiera antes de que finalice el primer semestre de 2012, coincidiendo con el fin del mandato del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, al frente del organismo.

El Gobierno espera que el saneamiento del sector financiero por su exposición al ladrillo y la consolidación de entidades con la integración de las más débiles en otras más solventes contribuya a reactivar la concesión del crédito a familias y empresas, así como a mejorar la imagen del país de cara a los mercados.

Quiere que se culmine la reestructuración financiera antes de que termine el primer semestre del año

 

El portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, reclamó recientemente al Gobierno que aclare de dónde saldrán los recursos para costear los rescates de entidades intervenidas, del FGD o del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), y recordó que este último instrumento con fondos públicos se creó con el objetivo de impulsar la reestructuración financiera. El objetivo fundacional del FGD es garantizar los ahorros de los depositantes, pero el anterior Gobierno socialista amplió su función para minimizar el coste para el contribuyente de las integraciones inscritas en la reestructuración financiera española en aras de reducir su capacidad y aumentar su solvencia.

Mientras, en el marco de la enésima reforma para tratar de fortalecer el maltrecho sector bancario español, todas las entidades nacionales, entre ellas Novagalicia Banco, han presentado al Banco de España sus planes para cumplir con unas exigentes provisiones de capital con las que cubrir la exposición al negocio inmobiliario acumulado.

El plan de la entidad presidida por José María Castellano contempla la entrada de cinco fondos anglosajones que aseguran la recompra del 20% del capital (alrededor de 500 millones) del banco. Estos fondos convivirían con el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) hasta 2014, fecha en la que el accionariado privado sustituiría al público en su totalidad.

El plan presentado deberá ser aprobado por el Banco de España en el plazo de 15 días hábiles (el próximo día 24), pudiendo incluir este las modificaciones o medidas adicionales necesarias para garantizar el cumplimiento de lo previsto en el presente real decreto ley. Las entidades han de reservar 52.000 millones de euros para evitar futuras hipotéticas pérdidas tras aplicar unos criterios de valoración muy estrictos que, sin embargo, han sido considerados insuficientes por algunos analistas. Además, las entidades tienen hasta el 31 de mayo para presentar proyectos de fusión.

El Gobierno estudia las vías para rescatar a la banca e inyectar más dinero al sector