Nuestra pesadilla ya tiene fijada su fecha de caducidad

|

Cataluña, que es una recién llegada en esto de los buenos datos sobre la evolución del coronavirus, está ya desbocada. Aunque la noche del sábado los agentes policiales tuvieran que desalojar un macrobotellón de más de nueve mil personas, ellos van a lo suyo y ya están hablando de analizar que no sea obligatorio llevar mascarilla al aire libre en las próximas semanas. Mientras, en Galicia, el objetivo parece centrado en conseguir la inmunidad de los ciudadanos lo antes posible a través de la vacunación masiva y el Sergas considera que a finales de año podríamos todos los gallegos ya haber recibido nuestras dos dosis (o tres, si se confirma lo que dicen los expertos). Quedan todavía siete meses, pero es agradable ponerle fin a nuestra pesadilla. FOTO: PERSONAS ESPERANDO TRAS HABER SIDO VACUNADAS | AEC

Nuestra pesadilla ya tiene fijada su fecha de caducidad