Cuando hay que pedir respeto al jefe

|

Gonzalo Pérez Jácome, el alcade de Ourense, es un tipo peculiar. Suele hacer gala de un humor que roza el insulto y, últimamente, la diana de su sarcasmo rancio están siendo los funcionarios municipales. Suya es la frase de que “si la llegada del hombre a la Luna hubiera dependido de ingenieros del Concello, el cohete no habría ni despegado”. Y, los aludidos se han hartado y se han echado a la calle para pedir respeto, que era lo que ponía en los carteles que portaban. Mucho me temo que, por mucho que se movilicen, les va a costar cambiar el modo de ser de Jácome. FOTO: Movilización de los funcionarios | efe

Cuando hay que pedir respeto al jefe