Los mercados coruñeses notan una gran bajada de consumo para el Día de la Madre

Mercado de San Agustín / Patricia G. Fraga
|

Este Día de la Madre no está levantando el consumo en los mercados coruñeses, o, al menos, no lo está haciendo de la misma forma a lo que suele ser habitual. Placeras y placeros del mercado de San Agustín y la plaza de Lugo coinciden al afirmar que no hay encargos y que, hasta hoy, las ventas están siendo bajas.


“Esta semana ha sido floja y, a falta de saber lo que ocurrirá hoy, es raro que no haya grandes ventas porque antes de festivos siempre tenemos mucha actividad”, dice Marián, de Quesería Fina, en San Agustín. En fechas señaladas, este puesto vende, sobre todo, quesos especiales para hacer tablas más elaboradas.


Ángeles Rumbo, del mismo mercado municipal, cree que esta falta de afluencia se debe, sobre todo, a que la gente no sabe que el sábado es festivo. “Este Día de la Madre está muy olvidado y yo pienso que es porque los clientes no saben que cerramos mañana”, asegura, a la vez que añade que “el Día del Padre suele ser una fecha en la que trabajamos mucho menos que en el de la Madre, pero en esta ocasión está ocurriendo todo lo contrario”.


Hay otras personas que, directamente, achacan esto a las pocas ganas que tiene la gente para reunirse debido a la pandemia. “Hay muchas familias que no quieren reunirse y otros que reservan para comer fuera de casa”, comentan Pilar y Mari, de Carnicería Pilar y Panadería Mari.


En la plaza de Lugo, el presidente de los placeros, Pedro Dafonte, sigue la misma línea y asegura que en su mercado tampoco hay grandes multitudes y, hasta ayer, no recibieron encargos para este domingo. “Se nota que esta fiesta coincide muy mal este año, porque los sábados son los días con más actividad en todos los mercados y el hecho de que mañana también sea festivo hace que mucha gente no pueda venir a comprar por semana”, reconoce.


Poca afluencia

Así, si los que esperan a los sábados para realizar las compras no pueden acudir entre semana, “hace que los días previos sean totalmente flojos”.


“La plaza de Lugo es el mercado que siempre vende más y no hay afluencia de público. Entre la que hay, además, no compran casi nada”, añade Dafonte. A la espera de ver cómo funciona el día de hoy en las plazas de abastos coruñesas, el presidente de la asociación de vendedores de la plaza de Lugo lo tiene ya claro: “Este no va a ser un año satisfactorio”, concluye.


En cuanto a los comerciantes locales de la ciudad, el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado, confía en que este Día de la Madre sirva para que repunte el consumo, sobre todo en el sector de regalos y de mujer. Una ayuda que el sector agradecería, ya que, como anuncia, muchos establecimientos se encuentran al borde del cierre tras haber agotado “todas sus capacidades para resistir”, considera. 

Los mercados coruñeses notan una gran bajada de consumo para el Día de la Madre