La pistola inteligente que solo dispara si la empuña su dueño

Félix Baró empuña el arma/EFE
|

Cuerpos de policía de todo el mundo han mostrado su interés por una pistola inteligente diseñada por la empresa RADE Tecnologías (Radetec), con sedes en Tudela, Zaragoza y Miami (Estados Unidos), que solo puede utilizar el agente autorizado para ello, lo que evita que un delincuente le pueda disparar si le arrebata el arma.


Este arma o "Smart gun", como la denomina esta empresa fundada en 2004 por el tudelano Raúl Delgado, va a ser probada dentro de un proyecto piloto por la policía local de Sevilla, una ciudad en la que se celebran más de 3.500 eventos al aire libre cada año y en la que se desea que los agentes porten una pistola que no pueda ser utilizada si es sustraída en un tumulto.


Pero no solo Sevilla está interesada en esta pistola inteligente, ya que también ha llamado la atención de los cuerpos policiales de las principales ciudades españolas, ha comentado a Efe Félix Baro, director general de Radetec, quien ha destacado la importancia de portar un arma segura teniendo en cuenta que en España se sustraen o se pierden cada año 1.200 pistolas de todo tipo.


Fuera de España, el arma ha despertado el interés de la Bundespolizei, la policía alemana, sobre todo para su sección aeroportuaria. También han preguntado por ella la policía aérea de Estados Unidos -agentes que viajan de paisano en los aviones-, la policía de Qatar de cara al Mundial de 2022 y Scotland Yard.


Conectividad a través de la piel

El secreto de este arma, basada en la Glock austriaca, son dos componentes electrónicos separados. Uno de ellos es un emisor, que debe llevarse siempre en contacto con el cuerpo, ya sea en una tobillera, una pulsera o un cinturón pectoral. Aprovechando la conductividad natural de la piel, este dispositivo se conecta con un receptor integrado en la pistola.


Cuando emisor y receptor están en contacto, el arma se desbloquea y puede ser disparada, pero, si es arrebatada al agente en un forcejeo, no puede ser utilizada. La pistola admite una pequeña distancia del receptor con la piel, de un par de centímetros, para que los policías la puedan usar con guantes.


Baro ha subrayado que la seguridad del arma es una de las principales preocupaciones de los policías. Así, ha explicado, hay agentes que ponen solo dos o tres cartuchos en el cargador o no cargan adecuadamente la pistola para que el delincuente tenga problemas a la hora de montarla. "Son triquiñuelas para tratar de evitar que, si se la roban, les disparen", ha asegurado.


También existen fundas anti-hurto, con diferente grado de protección, pero, ha resaltado Baro, "una vez que has sacado el arma de la funda, esa pistola es accesible para el delincuente".


Ingeniería española

Radetec cuenta con otras patentes que en algunos casos son compatibles con esta pistola segura. Así, hay armas que informan al usuario de cuántos cartuchos le quedan en el cargador y, sobre todo, si hay uno en la recámara o no. Se trata, ha resaltado Baro, de "ingeniería española cien por cien".


Hay pistolas desarrolladas por esta empresa que informan de cuántos disparos se han realizado en un periodo de tiempo, el total de disparos del arma y en qué día, hora, minuto, segundo y milisegundo se hicieron los disparos, "de manera que se puede evitar por ejemplo el mal uso del arma o el contrabandeo de munición en misiones internacionales. Te aseguras de que el uso del arma ha sido el adecuado", ha aseverado Baro.


Este tipo de pistolas inteligentes suponen un salto cualitativo en el mundo de las armas de fuego, que, en su diseño básico, no han cambiado desde hace más de un siglo. En este sentido, Baro ha señalado que, por ejemplo, una pistola muy conocida, que fue el arma corta oficial del Ejército americano, es la conocida como 1911 porque ese fue su año de diseño "y está en venta todavía, no ha habido evolución".


"Nosotros lo que hacemos es introducir la electrónica, siempre orientada a la seguridad de los usuarios de las armas", ha indicado.


El grado de personalización del arma a los gustos del cliente es grande. Así, en Alemania reclaman que, si la batería del arma se agota, la pistola quede inutilizada, un criterio que Radetec defiende también para las policías españolas.


Sin embargo, ha apuntado, en Estados Unidos, "donde cualquier delincuente puede comprar armas en cualquier momento sin ningún problema", demandan todo lo contrario, que el arma funcione con normalidad si se agota la batería. "Nosotros hacemos lo que los clientes nos digan", ha declarado.

La pistola inteligente que solo dispara si la empuña su dueño