La cascada del Palacio de la Ópera se deja oír de nuevo tras tres años de silencio

Los vecinos de Santa Margarita se sumaron al acto de activación de la cascada | patricia g. quintana
|

Alrededor de las 12.15 de la mañana, y tras tres años de silencio, se oyó el rumor de la cascada del Palacio de la Ópera. “Ese sonido de fondo no deja de ser el sonido de la normalidad”, apuntó la alcaldesa, Inés Rey, en el bien entendido supuesto que la normalidad consiste en seguir la corriente. La regidora recordó que la obra de reforma ha llevado mucho tiempo y dinero: 516.000 euros.


La cascada había sido vallada en 2012 tras un desprendimiento y el sistema de agua cortado desde hacía tres años. La alcaldesa consideró que la obra era “muy simbólica, pero también muy demandada por los vecinos” al recuperación de la cascada. El trabajo tuvo que ser muy intenso, y exigió envolver toda la cantera con una malla, para “consolidar geotécnicamente todo el talud”. Rey había acudido al Palacio de la Ópera acompañada del concejal de Infraestructuras, Juan Díaz Villoslada, que consideró que la esta malla es la mejor solución para evitar los desprendimientos que se había producido por efecto del agua. “Es una malla de protección con una serie de bulones que aseguran las capas de roca. Si no anula el peligro, pero protege al 100% al usuario.


Villoslada, reconoció que los trabajos habían supuesto muchas molestias para los vecinos, en cuanto a ruido y al polvo que levantaron. “Pero en ese sentido, el vecindario entendió la necesidad de la obra”. De hecho, muchos miembros de la asociación de vecinos de Santa Margarita se encontraban presentes en la reinauguración, que también contó con la presencia de la concejala de Barrios, Diana Sobral.



La alcaldesa no dejó correr la ocasión de criticar a los anteriores gobiernos locales. “A parálise é o que definiu os anteriores gobernos”. Por lo demás, la catarata fluirá con el misma horario que anteriormente, de manera que por las noches permanecerá apagada y se han ganado 23 plazas de aparcamiento tras retirarse los operarios. 


La cascada del Palacio de la Ópera se deja oír de nuevo tras tres años de silencio