Las mismas historias

|

Al paisano de esta historia le citan para vacunarse de la segunda dosis, a las ocho y treinta y cuatro de la mañana. Vaya puntería, ¿no? Y sigue el mismo protocolo: esperen en la calle hasta que les avisen a subir al primer piso. Esta vez hubo más suerte: 12 grados de temperatura. A las nueve ya están los primeros ¿beneficiados? En el primer piso. Otra espera (uno de los funcionarios cuenta que la vacuna viene de Santiago…y que llega tarde. Asegura que ellos ya llevan preparando todo antes de recibir al personal.

Concusión: el que organiza el sistema no tiene ni idea. Seguramente sus mamás y sus abuelas no pasan por ese trance. Ah, por cierto: los trabajadores que dan el “callo” son los que palían con su profesionalidad las incompetencias de los jefes.


Y se repite otra historia con un nuevo capítulo: navieros, banqueros y miembros de la realeza participaron en la regulación ¿? de la contabilidad del emérito. Son una docena y cada uno aportó doscientos cincuenta mil euros. Uno de ellos, Vicente Boluda, confirmó la noticia. Fue el único.


Y nos llega otro capítulo de la historia que tiene de protagonista a los populares: el policía que investigó la trama corrupta popular confirma en el juicio los intentos de apartarlo de la investigación con presiones y promesas económicas. Y refrendó sus declaraciones con dos maletines repletos de documentación que confirmaban sus explicaciones. Otro dato de interés desvelado en su declaración: el PP hizo todo lo posible para apartar del caso al juez Ruz y al equipo de investigación. En otro juicio los peritos de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal ratifican que los llamados papeles de Bárcenas evidencian la existencia de una contabilidad paralela dentro del PP durante casi veinte años.


De nuevo se levantan voces desde la derecha mediática para pedir al PP que se despegue de los ultras que le empujan hacia Vox y le exigen como prueba que no participe de la política sanitaria de Díaz Ayuso, que busque acuerdos para renovar las instituciones y realismo constructivo ante el plan de recuperación económica con las ayudas de Europa y que copie la fórmula de Feijóo con el PP gallego. En este apartado hay que hacer una reflexión: Feijóo gana la Xunta pero el pp gallego pierde, otra vez, ayuntamientos y diputaciones. Y es que precisamente Feijóo es el verso suelto del partido de Casado y de ahí vienen sus éxitos. Así que nada es nuevo bajo el sol. Es una larga historia de la mayor trama corrupta. 

Las mismas historias