Un grupo de desarrolladores coruñeses lanza una plataforma digital de alquiler

Uno de los desarrolladores, con la aplicación | patricia g. fraga
|

Se suele decir que los tiempos de crisis lo son también de oportunidad. Para muchos, no es más que una frase vacía, pero un grupo de desarrolladores coruñeses han demostrado lo contrario al tirar de inventiva y sacar al mercado a finales del año pasado una app con un peculiar nombre, myur!, que ofrece a los usuarios la posibilidad de alquilar prácticamente cualquier cosa. Existen otras aplicaciones semejantes, pero estas se centran en la compraventa, mientras que el caso de myur!, solo es un alquiler. De esta manera, pretenden fomentar la economía colaborativa.


Son en total nueve, la mayoría coruñeses, los emprendedores que se han lanzado al a aventura de crear una “start up”, como se denomina ahora a una empresa en sus inicios. La mayoría ronda los 40 años, pero muchos se conocían de la facultad y les apetecía hacer algo juntos “porque habíamos estado trabajando por separado, y habíamos estado haciendo otras cosas”.


Con la pandemia, “se paró todo un poco”, pero el mundo digital no se vio tan afectado. Al revés: se desarrollaron nuevas formas de conectividad, a medida que el contacto personal se restringía más y más y es en este contexto en el que surge myur!. “La idea es que si necesitas algo por un tiempo, no tienes por qué comprarlo”, explican. Los desarrolladores coruñeses se dieron cuentan de que existen muchos artículos que solo se van a usar de forma puntual, así que comprarlos no compensa. “Por ejemplo, puedes necesitar una estufa de jardín, o un taladrado para unas obras”, explican. Y si por el contrario, hay objetos en el trastero que ya no necesitas, “puedes subirlo a la plataforma y sacarles un dinerillo”.


En la plataforma no solo se alquilan objetos, sino también servicios, todo lo que sea legal y pertenezca al usuario está permitido: desde clases de piano hasta kayaks. El importe mínimo de alquiler es de tres euros, pero puede ser por hora, día, semana o mes. Y si uno no encuentra lo que necesita, siempre puede publicar una búsqueda. Para los diseñadores, se trata de una forma más respetuosa de consumir, viajar o experimentar “sin aferrarse a lo material”. O, más prosaicamente, sin llenar la casa de trastos innecesarios.


En expansión

La aplicación funciona ya en toda España, y ya están realizando un estudio de campaña en Madrid, Barcelona y Sevilla, para conocer a qué usuarios se tienen que dirigir. “Estamos empezando a expandirnos”, aseguran los diseñadores. Por el momento, con los datos obtenidos, son mil personas las que se han descargado su aplicación, pero solo para el sistema Android.


Los miembros de la “start up” están muy contentos como está marchando todo, y ya piensan en sacar más productos al mercado. Parece que la peculiar mascota de la compañía, una morsa, les ha traído suerte. Explican que la idea surgió cuando buscaban un nombre para la compañía: “Jugábamos con el concepto de lo mío y lo tuyo. “My” y “your” en inglés. O sea, myur!. Buscándole en internet, descubrimos que es el sonido que hacen las morsas”.

Un grupo de desarrolladores coruñeses lanza una plataforma digital de alquiler