Los guionistas del 4-M aún tienen ideas

Ayuso y Cantó, en pose de portada de disco | efe
|

Si alguien pensaba que la diversión ya estaba decayendo, que sepa que los guionistas de las elecciones madrileñas aún tienen ases en la manga. Toca capítulo de intrigas judiciales: la anulación de las candidaturas de Toni Cantó y Agustín Conde de la lista de Isabel Díaz Ayuso por no estar empadronados en Madrid el 1 de enero, cuando se cerró el censo electoral vigente para los comicios del 4-M. Es lo que tiene convocar comicios a salto de mata, que luego quieres colocar, por ejemplo, en el número cinco a tu fichaje más llamativo –tu fichaje o el que te impone el partido, que para el caso igual da– y te encuentras con que vive en Valencia. Y por más prisa que se dé para empadronarse, siempre va a haber un rival –el PSOE, en este caso– bien atento para denunciar la maniobra. Aunque solo sea por fastidiar. Porque, por más que desde el PP ahora digan que los socialistas lo han hecho por miedo, parece un poco exagerado que en las filas de Gabilondo creyesen que el actor/político iba a marcar la diferencia. 

Los guionistas del 4-M aún tienen ideas