Casado también quiere estar en la fiesta madrileña

Casado y Ayuso | aec
|

Viendo que Pablo Iglesias primero y Pedro Sánchez después están metidos hasta las cejas en la campaña del 4-M, uno como candidato oficial y otro como oficioso, Pablo Casado no ha querido ser menos. Aunque, para su desgracia, lo es. Menos relevante que la aspirante de su partido a la reelección como presidenta de la Comunidad de Madrid, queremos decir. Y eso que él lo intenta. Y adapta el eslogan de la propia Isabel Díaz Ayuso para convertirlo en un “sanchismo o libertad” como fórmula para atacar a los socialistas. Pero no es lo mismo. Hay quien piensa, incluso, que cuanto menos se deje ver la líder madrileña con él, mejor para los dos. Para ella, porque la presencia de Casado no le va a sumar apoyos; y para él, porque va a ser más sangrante la diferencia de carisma entre ambos. Casado y Ayuso | aec

Casado también quiere estar en la fiesta madrileña