El servicio de Bicicoruña perdió más del 20% de sus usuarios durante 2020

La bicicleta es uno de los vehículos cuyo uso el Ayuntamiento pretende impulsar | pedro puig
|

Los pedales es uno de los medios de locomoción que más impulsa el Gobierno local en su apuesta por una movilidad más sostenible, de ahí sus planes para expandir el servicio municipal Bicicoruña. Pero con la pandemia se han ido al traste todos los planes, y este no ha sido una excepción. Según las últimas estadísticas municipales, el número de usuarios ha caído más de un 20%, pasando de los 3.326 que tenía en 2019 a los 2.650 a cierre de 2020.


Es un dato achable a la pandemia, según fuentes municipales, pero hay que tener en cuenta también otros factores, como el envejicimeinto del parque móvil de Bicicoruña, un servicio que lleva en activo desde 2009, y que acumula muchas bicicletas viejas, o en mal estado. De hecho, durante el año pasado se retiraron 20 de ellas.


A día de hoy, quedan 220 en uso, aunque las fuentes municipales reconocen que es necesaria una renovación para atraer a nuevos usuarios: en 2020 no solo descendió el número de dados de alta con la tarjeta de Bicicoruña a su mínimo histórico (84) sino también los que se dieron de alta con la tarjeta Millennium, que fueron solo 717.


Para el verano

Pero la Concejalía de Movilidad tiene un plan para incitar a la participación ciudadana: incorporará bicicletas eléctricas a su flota. De esta manera, la ciudad contará con un parque de 514 bicis, de las que 172 serán eléctricas, lo que animará a aquellos en más baja forma, más edad, o que se mueven por las rutas con más cuestas de la ciudad. El problema es que se aprobó la inversión en septiembre y todavía no ha llegado el material. Desde María Pita se aferran al viejo dicho “las bicicletas son para el verano” y aseguran que estarán listas para antes de que acabe la canícula, pero reconocen que será a finales de septiembre.


El contrato cuenta con un presupuesto de 1,7 millones de euros e incluye la contratación del suministro de bicicletas, puesto de anclaje, sistemas tic y software de gestión. Todo, financiado en un 80% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).


Estaciones

Además, está proyectado instalar más puntos de aparcamiento, para que las bicicletas municipales estén presentes por toda la ciudad. Actualmente existen 23 estaciones y el objetivo es llegar a las 52 a medio plazo. De la iniciativa Pedalea con la UDC se instalarán cinco: Maestranza, Ciudad Escolar, campus de Elviña, de la Zapateira y Oza.


Otras 19 proceden de los presupuestos participativos, en lugares perifericos como la playa de Oza, Pablo Picasso, Adormideras, O Ventorrillo, A Grela, Marineda City, Pocomaco, Parque de Eirís, ExpoCoruña, Santa Margarita, Novo Mesoiro, Ágora, Domus, etc.

El servicio de Bicicoruña perdió más del 20% de sus usuarios durante 2020