Las filtraciones obligan a rebajar la velocidad en el túnel de María Pita

El límite de velocidad es de 50 en la avenida de Puerto y pasa a 30 en mitad del túnel | patricia g. fraga
|

Las filtraciones de agua de mar en el túnel de María Pita han sido un problema prácticamente desde su apertura. Sin embargo, no fue hasta el lunes que la Concejalía de Movilidad ha tomado medidas para prevenir el peligro que supone para la circulación: desde esta semana, no se puede circular a más de 30 kilómetros por hora por la parte del tritúnel (como lo llama el Ayuntamiento, que conecta la avenida del Puerto con Monte Alto.


El problema de las filtraciones de agua surge sobre todo en la parte más baja del conducto, como era previsible, pero los técnicos de Movilidad consideran que el limite de 50 kilómetros era también excesivo en la subida que lleva a la plaza de As Atochas, dada su pronunciada inclinación, así que también se ha visto afectado por esta reducción En cambio, el ramal que conecta la avenida del Puerto con As Ánimas permanece con su límite de 50 kilómetros por hora.


Las filtraciones de agua son especialmente peligrosas en el caso de los motoristas, que son los más riesgo corren de patinar en la calzada, de ahí que se haya tomado esa decisión que, desde el Ayuntamiento, aseguran que es provisional. Cuando se solucione la incidencia, la Concejalía volverá a revisarlo “de cara a garantir a máxima seguridade”.


El origen de estas filtraciones no es otro que el hecho de que el túnel no está construido en la roca, sino en terreno ganado al océano, así que el agua se filtra sobre todo durante la pleamar. Por supuesto, la estructura está equipada con bombas de achique pero, aun así, en varias ocasiones ha sido necesario cortar el túnel para hacer las reparaciones oportunas, no solo en el que lleva a As Atochas, sino también en el de As Ánimas. Normalmente se realiza durante la noche, para no provocar afecciones en el tráfico.


Fue por este problema por lo que el Ayuntamiento, durante el mandato de la Marea Atlántica, se negó a recepcionar las obras del Puerto, al entender que se habían realizado de forma defectuosa y apresurada. Se han llegado a realizar algunas reformas puntuales, y ahora es probable que se vuelvan a acometer.

Las filtraciones obligan a rebajar la velocidad en el túnel de María Pita