El paro no cesa

|

El paro en España no da tregua, nuestro país es esencialmente de servicios vacacional y de escapadas esporádicas, un paraíso de sol y playa en general, así como de excursionistas y visitantes de los monumentos que salpican nuestra geografía, hay otro grupo numeroso de entusiastas caminantes de peregrinos, senderistas, amantes de los deportes acuáticos, aéreos y terrestres de todo tipo. En definitiva dependemos de la masa humana que nos visita anualmente, es nuestra Industria y ésta funciona, debido a una publicidad diversa sobre los atributos españoles.


La pandemia del virus chino, estropeó el mercado español de turismo y la mayor parte de nuestro PIB, está en esta industria, pese a las contradictorias opiniones de los miembros del Gobierno central, los que nos visitan, hacen que millones de españoles tengan trabajo, para que esta maquinaria no se pare y funcione a pleno rendimiento, de tal modo que hasta el pasado mes de enero. España, perdió casi 64 millones de visitantes extranjeros, cifra considerable que aumenta las penurias del mercado laboral.


Con esta premisa en el mes de febrero, España, superó la cifra de los cuatro millones de parados, algo que no acontecía desde el 2016, aunque la cifra puede llegar a ser mayor, debido a los cerca de 900 mil expedientes de ERTE, que pueden en muchos casos convertirse en ERE, de las empresas que hayan serrado o se vean obligadas a ello, las cuales no volverán abrir sus puertas. Los sectores más perjudicados, son los hoteles, restauración, hostelería y comercio en general, sobre todo el pequeño. El grande, capea el temporal de otra manera, eliminando empleo y desinvertir en inmuebles que no generan rentabilidad al grupo.


La inestabilidad política en España, genera dudas y tensiones en los mercados de inversión, ya que el dinero huye de donde no es bien acogido o desconfía de los planes a futuro inmediato. Es lo que acontece en Cataluña, se están cerrado empresas en su compulsiva actitud de enfrentamiento por romper la unidad de España y los inversores huyen antes de ver sus números en rojo, por una incapacidad política de asumir como razonable su irracionalidad.


También hay que tener en cuenta que los gestores del Gobierno central, tampoco atinan en sus confusos mensajes de poner ruedas de molino a toda la inversión, mientras crece desbocada la deuda pública ¿Cuánto tiempo podemos seguir así, sin que esto se venga abajo? El paro es un grave problema social, al que hay que encontrar respuesta y es urgente hacerlo, esta pandemia se supera, pero la crisis económica y de trabajo va a ser difícil de remontar.


La poca industria que tiene España, está en manos extranjeras, si las cosas no pintan bien, no se creará trabajo, los gobiernos no lo crean, es la inversión privada la que lo hace, hemos sobrepasado los cuatro millones de parados y esto no pinta nada halagüeño. El mercado de trabajo a este paso se convertirá en un árido erial, en el que hallar una ocupación será muy complicado, habrá que cambiar muchas cosas y hacerlo ya. Urge una solución al paro. 

El paro no cesa