Una historia con un final que ya se conoce

Pere Aragonés, en plena investidura fallida | aec
|

JxCAT asegura que se volverá a abstener hoy en la sesión de investidura de Pere Aragonés. Sin embargo, esta maniobra de dilación en la formación del Gobierno de la Generalitat no es más que fuegos de artificio. A estas alturas, nadie tiene la más mínima duda de que los independentistas terminarán formando un bloque de Gobierno y que, ahora mismo, lo que está en juego es el reparto del poder. Un reparto que para el propio JxCAT resulta fundamental, ya que se juega mucho con su principal líder, Carles Puigdemont, en su exilio dorado de Bélgica y a punto de perder la inmunidad que le corresponde como eurodiputado. Por ello, JxCAT pretende mantener la presencia de Puigdemont, por encima incluso del propio presidente Aragonés. Y, mientras tanto, ERC aguanta, valora hasta dónde puede ceder y ni tan siquiera amaga con buscar un pacto in extremis con Illa y el PSC. Eso, por lo visto, no entra en su hoja de ruta.

Una historia con un final que ya se conoce