La procesión de la Borriquilla salió por el interior de la iglesia de los Capuchinos por primera vez

La procesión, durante su marcha por el interior de la nave | pedro puig
|

Como ya se había anunciado, la iglesia de los Capuchinos tuvo que celebrar una procesión de la Borriquilla atípica por culpa de la situación sanitaria, así que en vez de recorrer las calles, tuvo que permanecer dentro del templo, donde los fieles la contemplaron desde sus asientos, guardando las distancias entre sí.


Por ese motivo, el aforo se redujo al 50%. También se tuvo que prescindir de la música en directo, que fue sustituida por el sistema de megafonía. Pero, a pesar de todo, el padre Rosendo pudo oficiar a las 12.30 horas la misa y la bendición de los ramos en el templo de Federico Tapia, frente a la alfombra floral que habían realizado los fieles de la parroquia. Se trata del segundo año que la Borriquilla no sale. 

La procesión de la Borriquilla salió por el interior de la iglesia de los Capuchinos por primera vez