Salud Pública recomienda cerrar el interior de los locales de hostelería en zonas de alto riesgo

Varias personas en la terraza de un bar en Sevilla | maría josé lópez
|

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, aprobó una actualización del documento “Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de Covid-19”, que plantea la recomendación de cerrar el servicio en el interior de la restauración cuando las comunidades se encuentren en nivel de alerta alto o muy alto.


Según el “semáforo Covid-19” se refiere a aquellas, con una incidencia superior a 150 y otros indicadores elevados como la ocupación hospitalaria.


El documento, que no se revisaba desde el pasado 22 de octubre de 2020, mantiene cuatro niveles de alerta con diferentes medidas de actuación frente al coronavirus en función de la incidencia de contagios a 7 y 14 días por 100.000 habitantes, la positividad de las pruebas diagnósticas o el porcentaje de ocupación de camas hospitalarias y de cuidados intensivos.


Según estos indicadores epidemiológicos, Madrid, Cataluña, País Vasco, Melilla y Ceuta están en estos momentos en nivel alto de riesgo, por lo que se les aplicaría la recomendación de cerrar el interior de los bares para contener los contagios. De acuerdo a esta nueva actualización, el interior de la restauración debería estar al 50% en los niveles más bajos, lo que afectaría a todas las comunidades salvo Extremadura.


Medidas

En exteriores, la recomendación es que no haya restricciones en el nivel bajo (incidencia inferior a 50), un 75% de aforo en los niveles medio y alto y un 50% en el de riesgo extremo (incidencia por encima de 250). El texto, según Sanidad, recuerda que las terrazas tienen que tener un máximo de dos lados cerrados para que sean consideradas exteriores, con el objetivo de “garantizar que la ventilación es permanente”.


En el nivel de riesgo alto, se establece un máximo de seis personas en reuniones sociales y de cuatro cuando el riesgo es extremo. “En los niveles de alerta muy altos el cierre de interiores de la restauración es importante debido a la importancia de la transmisión en los lugares cerrados, donde el número de personas que se relacionan tienen un riesgo alto de transmisión”, aseguran.


“Cada vez se da más importancia a la transmisión por aerosoles, esa ha sido una de las claves para ser más estrictos con los interiores”, apuntan estas fuentes.


Sanidad precisa que, a la hora de establecer recomendaciones para las medidas restrictivas, se tendrán en cuenta “no solo los indicadores sino también la tendencia” que presenta una comunidad autónoma, de forma que si su crecimiento es exponencial se podrían aplicar estos consejos aunque la ocupación en hospitales, por ejemplo, no se haya disparado aún.


Por su parte, el vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, manifestó ayer que en la comunidad andaluza no se aplicará la propuesta de Sanidad sobre el cierre del interior de los locales de hostelería cuando se supere una tasa de 150 casos por cada 100.000 habitantes.


Marín defendió que en Andalucía las normas están muy claras y los criterios son muy cristalinos y “no los vamos a cambiar por que el Gobierno de España esté en las ocurrencias” como ya pasó días atrás cuando la ministra de Sanidad, Carolina Darias, planteó a las comunidades el adelanto del inicio del toque de queda a las 20.00 horas en la Semana Santa.


“A los hosteleros, restaurantes, hoteles y empresas hay que darles certeza dentro de las incertidumbres que tenemos”, recalcó. 

Salud Pública recomienda cerrar el interior de los locales de hostelería en zonas de alto riesgo