Otro jarro de agua fría para todos los ciudadanos

Pedro Sánchez | aec
|

Hubo un tiempo, ya bastante lejano, en el que los españoles fuimos felices. El presidente del Gobierno nos había anunciado solemnemente que habíamos vencido al coronavirus y que entrábamos en eso que desde Moncloa bautizaron como nueva normalidad. Luego llegó el chasco de la segunda ola, y el de la tercera y con ellas otros miles de muertos más y, por supuesto, la depresión generalizada en una sociedad cansada de tanto confinamiento y falta de contacto social. Pero, tal vez en el peor momento, nos volvieron a llenar de esperanza anunciándonos que habría una vacunación masiva y que el Gobierno ya había comprado decenas de millones de dosis. Y, de nuevo, recibimos con frustración la falta de suministro. Aún así, nos anunciaron que en julio habríamos alcanzado eso que llaman inmunidad de rebaño, con lo que la nueva normalidad estaba, de nuevo, ahí, a la vuelta de la esquina. Y, ahora, de nuevo, nos arrojan un jarro de agua fría y nos retrasan esa inmunidad hasta octubre. ¿Qué será lo siguiente que falle en los cálculos del Gobierno?

Otro jarro de agua fría para todos los ciudadanos