Gabilondo desnuda a Sánchez

|

A Pablo Iglesias no le quieren ni los próximos. La saña política que lleva tanto tiempo extendiendo a través de su discurso se le está volviendo en contra. Qué tendrá el personaje que quienes en teoría comparten ideas cercanas en el espectro de la izquierda no quieren saber nada de él.


Primero fue Mónica García la candidata de Más Madrid -el partido de Errejón- quien se negó a ser costalera de Pablo Iglesias en las próximas elecciones autonómicas. Después ha sido Ángel Gabilondo ,ex ministro y candidato socialista a la Asamblea regional. Sus palabras de repudio son elocuentes.

Preguntado si después del 4 de mayo -y los números daban- pactaría con Iglesias, la respuesta no ha podido ser más rotunda: no. “No, por el clima de confrontación que promueve Podemos”.


Al añadir que “intranquilizaría” que alguien con pensamiento extremista y radical formara parte de su equipo ha planteado una enmienda a la totalidad al Gobierno de coalición de Pedro Sánchez.


Una carga política de profundidad que el gabinete de publicistas de La Moncloa y sus terminales mediáticas intentan difuminar creando una especie informativa según la cual se trata de un reparto de papeles.


Gabilondo mira hacia la derecha, hacia el electorado de Ciudadanos, y, a Pablo Iglesias le corresponde pescar en aguas de los seguidores de Íñigo Errejón.


Es un intento de minimizar los daños provocados por semejante carga de profundidad, pero la tramoya ha quedado al descubierto.


Gabilondo ha dicho lo que muchos partidarios del PSOE han callado hasta ahora al respecto del Gobierno que preside Pedro Sánchez. Así las cosas, el 4 de mayo se convierte en un laboratorio político. Los resultados de las elecciones irán más allá del cometido específico que supone renovar la Asamblea regional. Amén de enjuiciar las política de la popular Isabel Díaz Ayuso, en paralelo, serán un test de extraordinario interés que permitirá saber qué opinan los votantes acerca de la política del Gobierno.

En realidad, no es a Ángel Gabilondo, es a Pedro Sánchez a quien van a juzgar los madrileños.

Gabilondo desnuda a Sánchez