Un centenar de personas piden en Santiago la paralización del plan forestal

Varios colectivos ambientalistas, agrarios y forestales se manifestaron en Santiago | XOÁN REY
|

Un centenar de personas se ha concentrado esta mañana en la plaza del Obradoiro en Santiago de Compostela para mostrar su rechazo ante el plan forestal aprobado por la Xunta, que según dicen, responden únicamente "a intereses productivistas" y "carece de consenso social".


Con proclamas como "Monte galego, con futuro", "Partido Popular, enemigo del rural" o "A terra é nosa, e non da celulosa", los manifestantes, convocados por la Plataforma Por un Monte Galego con futuro han aprovechado que hoy, 21 de marzo, se celebra el Día Internacional de los Bosques para pedir la completa anulación del plan forestal de Galicia, así como la elaboración de una nueva planificación del monte a partir de un nuevo inventario forestal.


Esta protesta se ha replicado en una veintena de ciudades, en las que se ha dado lectura a un manifiesto en contra de un plan que "pone la ordenación de los usos del monte en manos de las empresas madereras y forestales y deja de lado el interés general, sin contemplar la necesidad de mantener una reserva ecológica de hábitats naturales".


Para la plataforma, es necesario un plan forestal "que afronte la emergencia climática, la preservación de la diversidad de hábitats y especies, la multigeneralidad de los usos del monte, el aumento significativo del arbolado autóctono y el mantenimiento de los ecosistemas y la sustentabilidad económica y social".


Según han expresado desde Por un Monte Galego con futuro, el anuncio de la moratoria por parte del Gobierno gallego que se produjo a escasas horas de aprobar el plan "significa el reconocimiento del grave problema económico y ambiental que tiene Galicia por el monocultivo de eucalipto", pero además consideran que "no tiene valor ninguno", porque no establece medidas específicas de control y vigilancia para que proliferen nuevas explotaciones de eucalipto.


"Por la contra, está generando un efecto llamada, por el cual desde su anuncio, se están intensificando las nuevas plantaciones, legales e ilegales, con esta especie", han manifestado en la concentración, en la que además han añadido que "en el inventario forestal gallego la Xunta debe identificar y cuantificar aquellas superficies del monte gallego que fueron ocupadas ilegalmente por el eucalipto y cuya vocación original debe ser reparada lo antes posible".


En resumen, para este colectivo, el plan forestal es negativo porque "realiza un diagnóstico ficticio de la situación del monte gallego a partir de un inventario forestal irreal y desfasado", con datos de 2009; "carece de consenso social", ya que en su tramitación "no se vieron representados todos los agente sociales vinculados al monte y al medio rural" y "responde únicamente a intereses productivistas y de carácter privado".


Además, "fomenta el monocultivo y el aumento de especies pirófitas e invasoras" y "aumenta aún más la superficie ocupada por eucalipto nitens, pese a ser rebasadas ya en más del doble las previsiones para 2030".


En la lectura del manifiesto, desde la plataforma también han asegurado que el plan "promueve la forestación de tierras agrarias, al dejar en manos de empresas madereras y forestales más de 150.000 hectáreas de estos terrenos", favorece la "vulnerabilidad" del monte gallego frente al cambio climático, potencia "la proliferación de los incendios forestales" y agrava la situación del abandono y la desertización del rural gallego, además de "alentar la desaparición de los montes vecinales y las mancomunidades". 

Un centenar de personas piden en Santiago la paralización del plan forestal