Ayuso puede pasar de verdugo a víctima

Isabel díaz ayuso, el día que fue investida presidenta con el apoyo de Ciudadanos | aec
|

Hace apenas un año, Ciudadanos aspiraba a ser un partido bisagra, capaz de pactar en un lugar con los populares y en otro con los socialistas. Y eso mismo es lo que busca ahora en Madrid con la candidatura de Edmundo Bal. Sin embargo, ahora mismo lo tienen un poco más complicado, sobre todo porque tienen que ser capaces de superar el obstáculo inicial de sobrepasar el cinco por ciento de los votos que da acceso al parlamento madrileño. Eso sí, si lo consiguen, y a tenor de lo que dicen las encuestas es más que posible, sí pueden convertirse en fundamentales para todos aquellos que aspiren a formar Gobierno. Y es aquí donde el PP se echa a temblar. La decisión de Díaz Ayuso de convocar elecciones anticipadas sin contar con los que en ese momento eran sus socios de Gobierno hace que los naranjas tengan ganas de venganza. Tanto que ya hay quien cree que para apoyar de nuevo al PP tendrían que entregarles en bandeja la cabeza de Ayuso. Y lo peor es que, quienes conocen a Casado, ni dudan de que el máximo responsable de los populares lo vaya a hacer. En el fondo, se quitaría un problema propio de encima.

Ayuso puede pasar de verdugo a víctima