El papel que Pablo Iglesias se niega a asumir

Isabel Díaz Ayuso, rodeada de estrellas | EUROPA PRESS / E. Parra
|

La batalla por Madrid está ya lanzada. El problema es que no parece que está muy claro quienes son los contendientes. Si nos atenemos a las encuestas, la cosa estaría entre Ayuso y Gabilondo y, luego, las alianzas que podrían montar para llegar a la presidencia. Sin embargo, Pablo Iglesias, que está llamado a ser un segundón, relegado a obtener hasta menos escaños que el niño Errejón, no asume su rol. Y se revela recurriendo a eso que tanto le gusta: los mensajes altisonantes. El último fue el de asegurar que es más que probable que Ayuso sea imputada y acabe en prisión. Tiene cierta coña que lo diga el político que, ahora mismo, debe tener más causas abiertas en este país, pero ya se sabe que a Iglesias en concreto y a la izquierda en general, eso de estar imputados siempre se les perdona (ya se sabe que la Justicia es muy fascista). A lo peor, quien tiene más razón en esta lucha dialéctica es Isabel Díaz Ayuso, que el pasado jueves aseguro: “Yo creo que Pablo Iglesias está acabado”. Ya se verá.

El papel que Pablo Iglesias se niega a asumir