​Bordello, gastronomía líquida para los cinco sentidos

Bordello se encuentra próximo a la plaza de San Agustín
|

Junto al mercado de San Agustín se encuentra una de los locales más chic de la ciudad, Bordello Opium & Tea Parlour, una coctelería que esconde los secretos mejor guardados del barman, Miguel Arbe, un experto en destilados que mira la pandemia con optimismo. “Bordello es un proyecto integral de gastronomía líquida con el que pretendemos llevar al cliente a un viaje a través de los sentidos; es la puerta de inicio del camino que proponemos por medio de los cócteles, sakes, tés y bebidas especiales que elaboramos”, apunta con pasión. La actividad del local siempre se ha desarrollado bajo unos parámetros de discreción, “nada que ver con la masificación de la que se huye hoy en día”. Gracias a herramientas tecnológicas como los códigos QR, las reservas previas, los menús degustación y las catas personalizadas, además de los eventos culturales, el acceso y disfrute en Bordello representa los estándares de seguridad tan valorados en las circunstancias actuales. “Eso nos permite tener una relación casi de convivientes con nuestros clientes y amigos. Así que, en este sentido, nuestra normalidad no ha cambiado, salvo por el énfasis que seguimos poniendo en las medidas sanitarias propias de la pandemia”, añade Miguel.


Respetando las restricciones vigentes actuales, la actividad de Bordello no ha cambiado demasiado, ya que desde su apertura una de las máximas del local siempre ha sido la calidad antes que la cantidad. “Nuestros servicios siguen siendo los mimos, desde eventos personalizados dentro y fuera del bar, hasta el desarrollo de recetas y auditorías pasando por catas y degustaciones. No hay límite para nuestras propuestas, solo la imaginación”, explica el barman.


El mundo de los cócteles ha revolucionado la ciudad con la que es, sin duda, una propuesta cosmopolita y diferente. Pero, ¿cuáles son los cócteles que más salen de la barra de Bordello? La naturaleza cambiante de las cartas dificulta la respuesta de Miguel Arbe, quien menciona “los cócteles estilo sour -como el pisco sour- y los sabores más intensos”. Dice que están sorprendidos por la acogida del sake -bebida con alcohol preparada de una infusión que parte de arroz y conocido en Japón como nihonshu-, ya que es un producto muy desconocido en Galicia. La clave para crear un buen cóctel es el equilibrio, el balance entre dulce, ácido y amargo que define como “la piedra angular del trago”. “Los ingredientes son clave evidentemente, pero al final el cóctel perfecto va a depender del que se lo va a beber, su estado de ánimo y qué le apetece más en ese momento. Un gran cóctel muy sofisticado no tiene porqué parecerle perfecto a alguien cuando es posible que lo que más le apetezca en ese momento sea un simple margarita”, apunta.


La naturaleza inquieta e inconformista de Bordello les hacer ser optimistas y pensar que este último año no ha sido más que un mal sueño. “Bordello seguirá avanzando al frente de una sociedad que nunca ha abandonado su curiosidad y sus inquietudes por probar y experimentar, por sentir placer físico y metal, por viajar a través de una bebida. Simplemente el mundo ha tenido que aparcar estas viejas costumbres momentáneamente. Estamos seguros de que, tras este paréntesis y por muy largo que sea, las aguas volverán a su cauce”.

​Bordello, gastronomía líquida para los cinco sentidos