Las tasas municipales sufren su peor caída en los últimos cinco años

La alcaldesa, Inés Rey, acompañada de Juan Ignacio Borrego y José Manuel Lage Tuñas | patricia g. fraga
|

El Gobierno municipal cuantificó ayer el impacto que supuso la pandemia en sus cuentas públicas. 


Durante el año 2020, el confinamiento y el cierre de servicios supusieron una caída histórica de los ingresos municipales por cobro de tasas y precios públicos. En ese ámbito, el Consistorio sumó 39 millones de euros, ocho millones menos que el año anterior por el mismo concepto.


En total, la recaudación municipal quedó 22,1 millones de euros por debajo de lo inicialmente previsto, con una recaudación neta por ingresos y operaciones corrientes (impuestos, tasas, transferencias de otras Administraciones y operaciones patrimoniales) de 206 millones de euros, la cifra más baja de los últimos años.


En el resultado económico, explicó el concejal de Economía, Hacienda y Régimen Interior, José Manuel Lage Tuñas, no influyó solo en el cierre de actividades y servicios, con la consiguiente merma en la recaudación, sino también la minoración o supresión de tarifas aplicadas a los distintos colectivos afectados por las consecuencias del Covid-19. Así, la reducción en los recibos de basura a la hostelería o la suspensión del cobro por terrazas, aumentaron la cuantía final de los fondos previstos y no recaudados.


Reducción de impuestos

“En el año de la pandemia, además, el Gobierno de Inés Rey aprobó una reducción de impuestos municipales que supuso dejar de ingresar otros 650.000 euros”, indicó. Lage Tuñas, quien destacó que todavía en un contexto financiero difícil para las cuentas municipales el ejecutivo hizo un esfuerzo extraordinario para poner en marcha un plan de recuperación, el Presco, al que se destinaron 13,2 millones de euros. Además, indicó el concejal, durante el año 2020 el Ayuntamiento alcanzó la cifra más elevada de su historia en transferencias para el pago de ayudas, cifra que llegó a los 34,5 millones de euros, tres más que el año anterior.


Pese al parón de la Administración durante el confinamiento, el Ejecutivo de Inés Rey mantuvo también un elevado volumen de inversiones públicas, cerrando el ejercicio con 21,6 millones en inversiones reales, cifra que dobla a la del año anterior y que supera también con diferencia, a la de los años 2016 y 2017.

Las tasas municipales sufren su peor caída en los últimos cinco años