Enseñar para el futuro

|

El consultor de gestión Reg Revans acuñó la expresión “Toda organización que quiera sobrevivir tiene que aprender al menos con la misma rapidez con que cambia el entorno” para evitar la obsolescencia personal y empresarial.


Es la conocida Ley de Revans que consagra el aprendizaje activo y permanente como una actitud, que es imprescindible grabar también en el “frontispicio” del sistema educativo en un mundo en el que –ya lo dijo Heráclito en el siglo V antes de nuestra era– “nada existe de modo permanente, todo es devenir, todo cambia” y en esta época cambia a velocidad inusitada. Si la escuela quiere cumplir con su función ha de adecuar los planes y programas de enseñanza para transmitir a los jóvenes conocimientos, destrezas y habilidades que les capaciten para vivir y trabajar en una sociedad que seguirá cambiando al ritmo vertiginoso de la revolución tecnológica.


En esa línea avanza la educación en Galicia. Hace pocos días el Conselleiro Román Rodríguez, uno de los valores más sólidos del gobierno gallego, presentaba el plan pionero de introducir la Inteligencia Artificial (IA) en todas las etapas de la enseñanza como una de las líneas de acción de la Estratexia Dixital en el horizonte 2030.


El objetivo es incorporar a todo el sistema educativo esta rama de las ciencias computacionales que ya forma parte de la vida diaria de las personas con aplicaciones en todos los ámbitos de actividad, desde la logística y el transporte, la sanidad y las finanzas, hasta la biomedicina, la cultura y el ocio. El plan contará con un programa específico de formación del profesorado y se complementa con un cualificado Grupo de Trabajo del que surgirán distintas acciones para aplicar después en la enseñanza.


Habrá también cambios relevantes en la Formación Profesional en el periodo 2021-2025 para ampliar titulaciones y cualificaciones profesionales, impulsar la formación en las empresas (la F.P. dual) y reforzar la relación entre los centros educativos, que ampliarán su red, y el tejido productivo. Ese es el camino para que esta modalidad formativa recobre el prestigio perdido y sirva para mejorar la inserción laboral y empleabilidad de los titulados.


Hace cincuenta años Neil Postman, profesor de la New York University, alertaba así a los jóvenes veinteañeros: “suponiendo que recuerdes la mayor parte de las cosas que leíste y te explicaron, lo mejor que se puede decir de ti es que eres una enciclopedia ambulante de información anticuada”.


Ese desfase se evita siempre incorporando a los programas educativos todas las innovaciones para preparar hoy a los escolares que vivirán y trabajarán en la sociedad del mañana. Ese es el gran objetivo de la enseñanza.

Enseñar para el futuro