El chotis venezolano

|

Vamos hacia una sociedad mestiza, y Pablo Iglesias ha dado un paso de gigante al presentarse como líder de la próxima República de Madrid, ensayo general con luces y vestuario de lo que será la III República Española donde, por fin, habrá al frente del Gobierno personas que se preocupan de “la gente”, con ese fervor, con esa dedicación, con esa entrega con que lo hacen el hasta hace poco vicepresidente del Gobierno y su compañera, la fina intelectual Irene Montero.


Eso, sin dejar atrás a Iñigo Errejón, quien en una entrevista a la revista chilena “The Clinic”, preguntado por su defensa y alabanzas a Maduro, dijo –y está publicado–: “El proceso político en Venezuela ha conseguido inmensos avances en una transformación de sentido socialista, inequívocamente democrática, donde se respetan los derechos y libertades de la oposición, que dicen todos los días por casi todas las televisiones que viven una dictadura...”.


Estábamos equivocados. Y nos mienten. Pero cuando Pablo Iglesias Turrión e Iñigo Errejón –a quien el magnánimo Pablo ya le ha tendido la mano– gobiernen en Madrid, los que vivimos en esa Comunidad vamos a ser los primeros en conocer los beneficios, las maravillas de esos logros que se han conseguido en Venezuela, indudables, a pesar de que 59.074 huyeron de esa magnífica republicana bolivariana y se vinieron a vivir a Madrid. Son sólo parte de los más de cinco millones de venezolanos que salieron de su país por no tener paciencia, porque Venezuela es un paraíso tal como explica Errejón, futuro vicepresidente de la Comunidad de Madrid.


Ignoro si los casi sesenta mil venezolanos que viven en Madrid, tienen derecho a voto, pero los que lo tengan no hay duda de que, arrepentidos de su huida, y dándose cuenta de que España es una “democracia imperfecta” –Iglesias Turrión dixit– querrán que los amigos y asesores de Maduro gobiernen la Comunidad de Madrid para sentirse, de nuevo, como en su casa. Vamos hacia una sociedad mestiza y el chotis venezolano puede ser el principio.

El chotis venezolano