Las aportaciones a la ordenanza de movilidad se refieren en un 80% a los patinetes

Los patinetes eléctricos se han convertido en una visión cotidiana en las calles desde hace ya varios años | aec
|

Si 2020 fue el año del covid, 2019 fue sin duda el año de los patinetes eléctricos, cuando estos pequeños vehículos de dos ruedas comenzaron a hacerse ver por todas las calles de la ciudad. La impresión que han producido estos pequeños vehículos queda plasmada en las sugerencias que ha recibido la Concejalía de Movilidad durante el periodo de exposición pública de la nueva ordenanza de movilidad. Se recibieron 320 aportaciones, y más del 80% ese referían al uso de patinetes eléctricos.


En el ámbito de modos de transporte, el interés que ha despertado este vehículo en los coruñeses es aún mayor. El 68% considera que los patinadores deberían poder circular por el carril bici y solo el 0,41% apuesta por prohibirlo. Pero el 11,11% considera que se podría circular por aceras. El 57,6% estima necesario habilitar vías y espacio sostenible.


En ese pequeño 5% restante se incluyen otras sugerencias como regular el uso de remolque en bicicleta, recuperar la línea de tranvía eléctrico, o fomentar el uso del transporte urbano con conexiones a Elviña y Castro con el centro de Coruña o buses eléctricos para circular por calles estrechas o incluso resucitar el viejo proyecto de “la Ciudad de las rías” conectando a los municipios limítrofes por el transporte marítimo. En total, fueron 258 aportaciones.


Zona 30

En cambio, las mejoras en señalización, que los técnicos de Movilidad consideran mucho más importante, pasan desapercibida. De las 22 aportaciones para la circulación, la mayor parte hacen referencia a ampliar y mejorar el diseño del trazado y señalización del carril bici o limitar la velocidad a 30 kilómetros por hora, algo que ya se está haciendo la mayor parte de las cales de la ciudad a la espera de que la DGT lo imponga como norma de carácter general.


Incluso el estacionamiento, que suele ser uno de los temas más polémicos en este ámbito, tan solo ha recibido 15 aportaciones: sobre todo facilitar zonas donde estacionar a los residentes de municipios limítrofes “para no dañar el comercio y la hostelería” o para los trabajadores durante la jornada laboral. Habilitar aparcamiento disuasorios o dividir el precio del estacionamiento regulado por zonas son algunas de las oras sugerencias que presentaron, además de particulares, diez asociaciones.


Cabe destacar el capítulo de la distribución urbana de mercancías, donde todas las aportaciones parten del clúster de la función logística de Galicia, que está interesado en solucionar los problemas derivados del enorme desarrollo de los envíos a domicilio provocado por los portales de venta por internet.


Actualmente, la ordenanza se está redactando antes de presentarlo para su votación en el pleno. El objetivo es tener listo el borrador final antes de 2022. 

Las aportaciones a la ordenanza de movilidad se refieren en un 80% a los patinetes