José 'Flaco' Gil: “La afición del Deportivo no se merece para nada lo que está sufriendo”

Gil, en una visita reciente a Abegondo/P.P.
|

Muy pocos exjugadores están tan capacitados para desmenuzar un Celta B-Deportivo como José Gil Gordillo, que defendió la camiseta blanquiazul seis campañas (1985-91) y la celeste en cinco (1991-96).

Muy admirado tanto en A Coruña como en Vigo debido a su máxima entrega sobre un terreno de juego, considera que el partido de esta mañana en Barreiro estará marcado por la igualdad.


Abatido por la situación del club herculino en la categoría de bronce, apunta hacia los estamentos más altos y cree que la directiva del RC Deportivo hace años que no ha sabido estar a la altura.


¿Qué es de tu vida en la actualidad?

Pues actualmente vivo en Vigo e intento seguir en contacto con el fútbol al máximo.


Tu hijo sigue la estela y milita en el Choco de Redondela, ¿verdad?

Efectivamente, de hecho está jugando ahora mismo —ayer para el lector— y me gusta seguir sus pasos. Le encanta este deporte y se divierte. Creo que es lo más importante que se puede pedir a día de hoy.


¿Cuál crees que es el secreto para ser todavía tan querido para las dos aficiones con más rivalidad en Galicia?

Creo que el secreto es que en los dos equipos gallegos, Deportivo y Celta, lo daba todo en el campo. Las dos aficiones valoran mucho el hecho de que sus jugadores salgan al campo dispuestos a entregarse. Aunque la calidad fuese la que fuese pues siempre me vaciaba. Tanto en Vigo como en A Coruña me valoraron.


¿Dónde te sentiste más importante a nivel deportivo?

A ver, indudablemente me sentí más importante en Vigo; a pesar de que con el Deportivo ascendimos a Primera, no pude jugar en esta categoría con el equipo. Con el Celta también ascendimos a Primera y jugué allí. Sentí que alcancé cotas mayores en Vigo.


¿Habrás vivido infinidad de anécdotas en derbis gallegos?

Tengo muchísimos recuerdos de un fútbol de otra época, donde este deporte era un poco más racial. Era un fútbol más humano y de contacto. Había enfrentamientos con muchísima ‘chicha’.


Me imagino que antes se rascaba más...

Muchísimo más pero también te puedo decir que después de darlo todo en el campo terminaban los partidos y te abrazabas al contrario. Los piques se acababan allí. En el campo te inflaban a patadas pero no pasaba nada.


Aunque de nacimiento eres andaluz, ¿llegaste a sentir como propios los enfrentamientos de máxima rivalidad gallega?

Efectivamente soy de Cádiz, de Sanlúcar, del mismo pueblo de Nolito. Eran partidos como Madrid-Barcelona. Si tú ganabas estabas tranquilo toda la semana.


¿Imaginabas que algún día el Deportivo iba a estar en Segunda B?

Sinceramente no, y me da mucha pena verlo en esta situación. Más si cabe con los jugadores que tiene, que para la categoría son muy buenos. Creo que los problemas extradeportivos e institucionales le están llevando a esta dura situación por la que está atravesando. Es penoso ver a un club con esa afición tan enorme que tiene detrás en esta división, te da pena.


Desde la 17-18 se encuentra en caída libre...

Creo que es un poco el mal del humilde rico, incluso al Celta le pasó algo parecido y Mouriño parece que fue capaz de rescatar al club de ese virus. Es cierto que los males administrativos acaban haciendo mucho daño al plano deportivo. Creo que es un ejemplo de ello.


¿Jugó el club por encima de sus posibilidades?

Efectivamente, creo que sí y aún lo está pagando ahora, no se ha sabido gestionar bien la crisis económica. El Celta también estuvo viviendo por encima de sus posibilidades. En el Deportivo nadie puso remedio a este mal y lo está pagando toda la entidad y en especial, los aficionados, que lo sienten mucho y me dan mucha pena ellos también.


Centrados en el encuentro de esta mañana en Barreiro, ¿dónde crees que reside la clave del éxito del filial vigués, en puestos de ascenso en un grupo tan complicado como el gallego?

Lo están haciendo genial; el partido de hoy para ellos es la guinda. Van a ser tres puntos muy importantes porque el Celta B tiene muy cerca jugar la fase de ascenso pero para el Deportivo es la última oportunidad de seguir con vida y en caso de vencer afrontarían la última jornada contra el Zamora a por todas y tal vez dependiendo de sí mismos.


¿Percibes que en Vigo hay una motivación extra para dar la puntilla a los herculinos?

A ver, el aficionado vigués si puede ver al Deportivo en Tercera pues casi que no lo quiere ver en Segunda B. A mí me da pena porque me encantaría que estuvieran los dos en Primera. El derbi gallego es precioso y se echa muchísimo de menos en Vigo. El ambiente con público en ese tipo de partidos es excepcional, lo que rodea a este partido te pone la piel de gallina. Estoy deseando poder volver a verlo en Primera División.


¿Qué jugadores destacarías como los más relevantes en el equipo entrenado por Onésimo Sánchez?

Adri y Miguel Rodríguez son jugadores que le proporcional al equipo vigués un poco más de calidad a la hora de atacar, marcan un poco la diferencia.


¿Son el típico filial imprevisible, capaz de vencer 0-3 o perder por el mismo resultado al jugar con menos presión que otro equipo?

Pregúntale eso a Onésimo, creo que para nada, que les mete mucha presión para obtener buenos resultados. A la hora de plantear un partido nunca va a manejar la falta de presión, no va a ser una excusa válida. Es un entrenador muy competitivo y no le gusta nada que el equipo pierda por mucho margen.


El Deportivo esta campaña solo ha marcado nueve goles en 16 jornadas. ¿Complicado de asimilar, no?

Con la plantilla que tiene es muy extraño; ves un poco la plantilla por encima y es que el Deportivo tiene jugadores internacionales. Han jugado mundiales y fueron internacionales en categorías inferiores. Tendrían que marcar la diferencia arriba también. Pero las causas más que en el plano deportivo habría que profundizar y buscarlas en el ámbito institucional.


¿Te sorprendió la destitución de Fernando Vázquez?

Pues fue raro, no solo por su labor al frente del equipo sino también por lo mucho que representaba fuera del campo. Nunca sabemos qué es lo mejor para los equipos pero lo cierto es que representaba mucho al club y nunca es bueno que se marchen de él personas así.


¿Conoces a Rubén de la Barrera?

No mucho, la verdad es que no demasiado. De mi época en el club conozco a Franganillo, que fue preparador físico mío en el Deportivo muchos años. No conozco lo suficiente el trabajo de De la Barrera como para valorarlo.


¿Qué explicación encuentras a que esta escuadra haya estado siete jornadas consecutivas sin vencer en Segunda B?

Las causas son muy complicadas de hallar porque está claro que el Depor dispone de una gran plantilla y del mejor presupuesto de la categoría; influyen otros aspectos en el funcionamiento del club. Si te pones a analizar los planteles de todos los equipos que compiten en Segunda B la diferencia es abismal a favor del Depor. Hasta el momento le ha costado mucho pero aún tiene opciones.


Curiosamente el equipo que comenzó a poner contra las cuerdas al Depor esta campaña fue el Celta B con su victoria 1-2 en Riazor...

Sí, son cosas del fútbol; el Celta B va a llegar al partido con cuatro o cinco bajas importantes pero a pesar de ello tiene un equipazo. Posee una plantilla muy completa e incluso Coudet ha bajado al B a futbolistas para que se hagan más, con más minutos de juego. Tiene un plantel muy compensado y que además tiene mucha hambre y no arrastra los problemas que por desgracia tiene el Deportivo.


A pesar de estas penurias la masa social deportivista ha rebasado en la presente campaña los 21.000 abonados. Todo un logro al alcance de muy pocos, ni siquiera del Celta en Primera...

Es que, de verdad, la afición del Deportivo no se merece para nada lo que está sufriendo, es una afición grandiosa y esto lo digo por experiencia. Estuve allí seis años en tiempos diferentes, en Segunda División y la respuesta de esta afición recuerdo que fue espectacular. Recuerdo en la temporada 87-88 cuando en la última jornada nos lo jugábamos todo contra el Racing de Santander y el lleno fue absoluto jugándonos el descenso a Segunda B. Para mí fue igual de intenso el primer partido que disputé como el último, contra el Murcia para ascender. No se merecen lo que están sufriendo. 

José 'Flaco' Gil: “La afición del Deportivo no se merece para nada lo que está sufriendo”