Lo que hemos aprendido un año después

Carolina Darias avisa de que la cosa no está tan bien como nos gustaría | EFE
|

Ahora que ya es oficial, llevamos un año de pandemia, es inevitable hacer un repaso a los acontecimientos y ponernos en modo autoayuda para ser conscientes de lo que hemos aprendido. Cosas como que las videollamadas acaban cansando, que hacer deporte tiene un alto riesgo de esguinces, que la repostería casera no es tan complicada, que la música nos alegra cualquier tarde, que no todos somos seres sociales, que no nos gustan las mascarillas, que tenemos un punto de chivatos, que de esta no saldremos mejores y que si nos dan diez oportunidades de hacerlo bien lo haremos mal once. Y otra cosa muy importante, que si desde el Gobierno insinúan que podría haber una prórroga del estado de alarma, como esa de la que ha hablado la ministra de Sanidad, mejor no hacer planes. Sobre todo si evitarla depende del “comportamiento ejemplar de la ciudadanía”, como ha dicho Carolina Darias. Pues eso, que nos podemos ir haciendo a la idea de que el 9 de mayo no habrá punto final. 

Lo que hemos aprendido un año después