Y quince días después ya hay una solución

FOTO: foto de familia de la primera reunión | P. G. Fraga
|

Hace quince días se celebró una reunión en el Ayuntamiento de A Coruña que, en un principio, se veía como crucial para el futuro del Puerto Exterior. Se iba a analizar la conexión ferroviaria con la infraestructura y, además, se intentaría adelantar algo en la condonación de la millonaria deuda que tiene el puerto herculino, que es el que paga las obras de Langosteira. Sin embargo, aquel gran encuentro acabó en gran fiasco, con la negativa de Fomento a hablar de condonación y con los representantes estatales negando que el tren se pudiera pagar. Ahora, quince días después, va Feijóo a Madrid, se reúne con Ábalos y se soluciona todo. El ministro se compromete a buscar dinero donde sea para pagar el tren y se abre a analizar la cuestión financiera de modo global. Todo se concretará en una reunión el próximo día cinco de abril en la que también estará el Ayuntamiento. Y, ante este desbloqueo de la situación, solo cabe preguntarse por qué se buscó el fracaso de la reunión de hace quince días en A Coruña. 

Y quince días después ya hay una solución