La última bala

El Deportivo debe apelar esta tarde a su fortaleza en Riazor para tratar de tumbar al Pontevedra | javier alborés
|

Los caprichos del fútbol dictan que esta tarde dos de los máximos candidatos al ascenso antes de comenzar la competición liguera en Segunda B se midan con el objetivo de mantener viva la esperanza de colarse entre los tres primeros —agotando sus escasas opciones actuales—.


A seis puntos del podio que otorga derecho a seguir soñando, el RC Deportivo no posee margen de error para seguir proyectando su mirada hacia arriba en la clasificación.


Sexto en la tabla, con 20 puntos, se halla con solo dos unidades de ventaja sobre un cuadro pontevedrés que amenaza con relegar a los blanquiazules a un séptimo peldaño clasificatorio más que peligroso, que obligaría al Depor a luchar por no descender incluso a Tercera —podría perder hasta dos categorías—.


Rubén de la Barrera, técnico deportivista, se ha marcado como objetivo primordial para la cita de esta tarde en Riazo que sus futbolistas se abstraigan de la lógica preocupación existente en el entorno, así como también de las irregulares sensaciones que ha dejado el último tropiezo hace dos fines de semana en la visita a A Malata (1-0).


El vestuario coruñés ha dispuesto de catorce días de reflexión para analizar la raíz de sus males e intentar que aflore lo mejor de sí mismo para competir al máximo por los nueve puntos que restan.


Frente al Pontevedra el míster herculino dispondrá de toda su plantilla para tratar de doblegar a una escuadra como la de la ciudad del Lérez, con la que empató 1-1 en la primera vuelta en el estadio de Pasarón; el factor golaveraje no puede ser descuidado por los deportivistas, que en caso de triunfo dejarían muy ‘tocados’ a sus adversarios de hoy.


De la Barrera, que ocultó sus cartas a lo largo de los entrenamientos semanales, podría introducir modificaciones en su once, quizá concediendo opciones a jugadores experimentados como Keko, Álex Bergantiños o Miku.


La portería seguirá siendo patrimonio del colombiano Lucho García, mientras que en la defensa Bóveda, Mujaid, Borja Granero y Héctor Hernández se antojan inamovibles.


En la sala de máquinas, cuatro futbolistas como Uche, Borges, Villares y Álex Bergantiños se repartirán tres puestos.


Keko Gontán posee muchas papeletas para actuar en el carril diestro, mientras que Raí o Lara se disputan el costado siniestro.


En punta de lanza el canterano Rayco parte como favorito para actuar como jugador más avanzado de referencia, aunque el ya recuperado Miku también se postula.


Con solo ocho goles a favor en quince encuentros, el Depor debe optimizar como sea su puntería de cara al marco contrario; en este sentido, el técnico podría reservarse en el banco como revulsivos a hombres de la talla de Lara, Miku o Claudio Beauvue.


Un adversario herido

Por su parte, el Pontevedra desembarca en Riazor jugándose el todo por el todo, a ocho puntos de zona de ascenso y con la necesidad perentoria de abandonar la zona roja de la clasificación.


Luisito, extécnico del Deportivo B, recupera para esta ‘final’ a Adrián Cruz y solo arrastra la lesión de larga duración del talentoso mediapunta de Malpica Romay. Charles y Rufo conformarán binomio ofensivo.

La última bala