Trabajos en beneficio de la comunidad

|

Estoy convencido de que las sanciones económicas, las multas que se imponen a los que no respetan las medidas sanitarias en el actual Estado de Alarma, vigente hasta el 9 de mayo por la pandemia motivada por la COVID 19, pueden llegar a ser papel mojado.


Y me refiero a lo que dicen especialistas en Derecho Contencioso-administrativo que están convencidos de que las Administraciones Públicas van a tener dificultades para cobrarlas. De todos modos, hay otros expertos en la materia que señalan a la Ley de Procedimiento Administrativo Común que prevé la imprescriptibilidad de la sanción en el caso de que se trate de una actuación que se considere que afecte al interés general.


Y qué interés general hay más importante que impedir que con sus irresponsabilidades se propague la infección entre las personas. Lo más práctico sería que todas estas denuncias, sobre todo las que corresponden a los más jóvenes, se tradujeran en trabajos en beneficio de la comunidad. Y lo haría siguiendo las iniciativas que lleva a cabo un juez de menores ubicado en las tierras del sur, para que muchos de estos jovenzuelos totalmente irresponsables supieran lo que es trabajar en un comedor social, hacerlo acompañando a mayores en residencias, entregando alimentos a los más necesitados o, simplemente, visitando las instalaciones de una UCI donde pueden ver con sus propios ojos el trabajo y la pelea diaria que llevan a cabo profesionales de la Sanidad para salvar vidas, o lo que representa ver a una persona que es atendida y que generalmente tiene que estar intubada por culpa de haber cogido el coronavirus. De este modo se lo pensarían mucho a la hora de incorporarse, a través de las redes sociales, a las fiestas ilegales donde el virus se expande a sus anchas y luego ellos son los transmisores con mayor potencialidad entre la sociedad.


Los trabajos en beneficio de la comunidad para prestar su cooperación no retribuida en determinadas actividades de utilidad pública, creo que les haría reflexionar. De no ser así es que la juventud sigue una deriva muy peligrosa…

Trabajos en beneficio de la comunidad