Tiempos mejores que más de uno querría recuperar

José María Aznar | EFE
|

Pablo Casado tiene suerte de que Aznar siga firme en su decisión de vivir alejado de la política activa. El expresidente del “España va bien” y las reuniones de amigos con Bush sigue teniendo el carisma intacto y hasta para los que están en sus antípodas ideológicas es innegable que su manejo de la situación es envidiable. Sobre todo, comparado con lo que hay ahora; y no solo en las filas populares. Aznar fue más Aznar que nunca ante un maestro en acorralar al entrevistado y salió triunfal de un brete en el que es más que probable que se metiese sabiendo que reforzaría su imagen. No convenció, por supuesto, a quienes no son de su cuerda, pero a los que sí les provocó una terrible añoranza de tiempos mejores. Lo dicho, Casado tiene suerte.

Tiempos mejores que más de uno querría recuperar