Al Señor Potato lo dejan en la mitad

FOTO: Un señor Potato de los de antes | aec
|

eL Señor Potato, última víctima de la tendencia a huir de los roles de género, pierde la mitad de su nombre. Ahora será Potato a secas. Tampoco es que el cambio sea traumático, de hecho, es difícil encontrar a un niño que se refiera al juguete por su denominación completa; la clave es la idea de que para ser inclusivo no debe tener de serie una marca masculina. Claro, porque a los niños, esos seres pequeñitos que están a años luz de los adultos en imaginación y clarividencia, les importa muchísimo que la cabeza que van a tardar dos segundos en desmontar venga con bigote.

Al Señor Potato lo dejan en la mitad