LA HORA DE REFLEXIONAR

|

La multitudinaria participación con la que contó la protesta organizada ayer contra la Lomce es el punto de partida ideal para reflexionar sobre la propia ley y sobre la enseñanza. El clamor estudiantil podría muy bien motivar una revisión de la normativa para corregir aspectos que merezcan un cambio. Pero tan importante o incluso más que la modificación es la necesidad de despolitizar la educación, ya que utilizándola como arma contra el partido rival y reformando la ley cada vez que hay un cambio de gobierno solo se consigue perjudicar a los estudiantes.

LA HORA DE REFLEXIONAR