PROBLEMAS EN CAMBRE

|

Resulta curioso que los vendedores que participan en una feria como la de Cambre renuncien a vender sus productos por el mero hecho de que el Ayuntamiento elabore una normativa que regule esta actividad. Ayer se vivieron momentos de mucha tensión en la localidad coruñesa cuando los vendedores que protestaban obligaron a los demás a cerrar sus puestos. La próxima cita es el 2 de noviembre y los ánimos siguen muy caldeados. Lo normal sería que los profesionales se mostraran satisfechos de poder realizar su trabajo bajo el amparo de unas reglas. Cuesta comprender su obcecación por la anarquía.

PROBLEMAS EN CAMBRE