Una veterana y una recluta municipal

|

Avia Veira, valor emergente de la política municipal, que purga con su soledad en el salón de plenos pecados que no le corresponden, pues los cometieron los bloqueiros que la precedieron en María Pita, aprovecha su aislamiento para pensar y no lo hace nada mal. Nadie le da la lata, se encierra en sí misma y llega a conclusiones de lo más lógicas. Así acaba de suceder con relación al presupuesto municipal. A estas alturas no ha habido ni el más mínimo contacto entre la Marea, nasía pa´ganá, y el Beneguai sobre las cuentas para el próximo año, lo que la ha llevado a afirmar que está convencida de que la xente do común dejará dentro de unos días una carpeta a su nombre en la mesa del policía local que controla el acceso al ayuntamiento con su proyecto presupuestario. O sea, que los mareantes harán lo de todos los años. Menudo contraste con la candidata del PSOE, Inés Rey, que está feliz porque ya mantuvo alguna conversación con el Gobierno local; eso sí, todavía no ha visto ni un papel. Es la diferencia entre una inexperta recluta que todavía cree en la bondad del género humano y una veterana que sabe de sobra cómo se las gastan los charlies. Habrá que regalarle a la socialista un bono para unas sesiones de paintball.

Una veterana y una recluta municipal